Libros; la droga de los lectores

14/3/14

Tenemos que reconocerlo, los libros son nuestra droga, y sí, es una droga cara, yo creo que me hubiese venido mejor para la economía aficionarme al crack o a la cocaína, y por favor, no leáis eso anterior si no tenéis sentido del humor. 

Seguro que hay varias teorías por ahí sobre por qué nos atraen tanto estos rectángulos llenos de hojas de papel escritos, pero bah, yo no soy científica y no me voy a poner a filosofar tampoco sobre la vida y los libros. Sin embargo, os comentaré algunas cosas que hago y que seguramente no soy la única, y si coincidís en más de tres puntos, sois adictos. 

Acechamos libros: porque eso de mirar cada dos horas en bookdepository para ver si han puesto algún descuento nos encanta. De hecho, a veces esperamos tanto, que quitan el descuento y nos encontramos con que el libro o box set que queríamos ha subido 22 euros. Toma ya. Caso totalmente verídico. 

Si los libros fuese personas, probablemente más de dos y de tres estaríamos en la cárcel por acoso. 

Somos superficiales: esto no es algo con lo que yo me identifique demasiado, porque la portada de un libro me da más o menos igual, pero si encuentro una portada más bonita y encima, más barata, adivinad cuál compro. Eso me ha pasado hoy con The snow child, he comprado la edición de tapa blanda (imagen de la derecha) porque además de más barata, era muchísimo más bonita.



Aprenderíamos ruso: si hiciese falta para leer el libro que queremos. Yo nunca antes había leído en inglés, y cada vez tengo más libros en ese idioma. No es que no supiese, sino que me daba pereza, pensaba: "si en español estará ya mismo, me espero". Pero eso no es posible ahora.

Mercadillos, mercadillos y más mercadillos: con olor a libro viejo, con tapas duras de color verde, azul, rojo o marrón con grabados dorados y a menos de cinco euros. Libros manoseados, libros baratos, libros leído y releídos, libros con más vidas que un gato. No sé vosotros, pero yo me pirro por los mercadillos de libros antiguos y usados. 

Tenemos lector de ebooks: pero preferimos mil veces el tacto del papel, comprar un libro y meter la nariz hasta sus entrañas y luego esnifar esa dulce droga que es su olor, porque sí, porque es magia, porque nos atonta los sentidos como el crack al adicto. Soy de las que leen un libro en formato digital y si le gusta, lo busca por todas partes hasta hacerse con él en papel. 

Nos tientan otros lectores: hay lectores que son como el hombre que regala caramelos a la salida del colegio, ese que tu madre te dice "no vayas a aceptar nada, que le han puesto droga". Eso hacéis vosotros compañeros lectores y blogueros, nos dais el caramelo envenenado y dejáis que la semilla germine y se convierta en ansias de comprar el libro. A veces sois malvados camellos. 

Las sagas son nuestra perdición: porque no podemos esperar, porque deseamos saber qué pasa al final, porque cuando sacan el último libro, no queremos leerlo por miedo a que acabe (creedme cuando digo que todavía no he leído sinsajo por negarme a que termine).

Salimos de las tiendas con el alma a rastras: cuando no tenemos dinero suficiente para traernos todo el edificio de Casa del Libro. Lloramos y gritamos que queremos vivir ahí, que nos alimentamos de libros y el aire es gratis, que podemos asearnos con las hojas de los libros que no nos gusten como 50 sombras de Grey. ¡Que nos dejen vivir ahí!

Ponemos el grito en el cielo: cuando una editorial española deja una saga a medias, cuando la traducción no es perfecta, cuando encontramos faltas de ortografía, cuando perdemos nuestro tiempo con un libro malo pudiéndolo dedicar a otro más bueno, pero más todavía si la adaptación al cine es más mala que pegarle a un padre con un calcetín sudado, y pobre de ellos si quitan la parte más importante.

Tu película de Disney favorita es La Bella y la Bestia: sobre todo, la parte en la que Bestia le regala esa enorme biblioteca a Bella. 

Padecemos lo que se conoce por "síndrome de librógenes": tenemos un montón de libros, pero un montón que siempre nos parece poco, tanto en papel como en digital; amontonados, en estanterías, en cajas, en el escritorio, en el suelo... Y queremos leerlos todos a la vez.

Si te sientes identificado, bienvenido, eres adicto a los libros y es casi incurable. ¿Conocéis algún síntoma más? 

26 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo. ¡Me encanta esta entrada! :3

    ResponderEliminar
  2. Hola guapa !!! Cuanta razón, con el último punto me identifico mucho, no tenemos remedio!!!

    Besos, genial la entrada :)

    Besos

    ResponderEliminar
  3. Me siento totalmente identificada. Aunque la verdad es que creo que viendo lo que se cuece por aquí me controlo mucho comprando libros, pero cuando tenga una vida menos itinerante y un salario fijo... ahí ya no habrá quien me pare jajaja!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Eso es lo más importante! Que sin dinero no hay libros :)

      Eliminar
  4. jajaja muy buena la entrada!!! :D

    Hola, me llamo Tinuwel, tengo un blog literario y soy adicta a los libros... xDDDD

    ResponderEliminar
  5. *Se cruje los nudillo* hablemos : (Vale, eso a sonado a bronca) Naaa no es así, es un aplasuso y ahora:
    jajajajjaa, lo de la coca y el crack es muy bueno, pero muy cierto al mismo tiempo
    Yo no compro por internet, pero en librerias a veces espero a las ediciones baratas o ver ofertas (En una librería de mi lado hicieron un dos por uno (pero tenía que ser mismo autor y eso) así que aproveche a comprarme los dos últimos de los juegos del hambre, bueno me los compró mi tío, pero eso no importa XD
    Con las portadas me pasa igual, si el libro ya de por sí me gusta y hay varias portadas, intento ir a por la más bonita, aunque muchas veces toca ir a por la más económica
    Tengo más de 30 libros de segunda mano, me ecaaantaan!!!!
    Lo mismo, entre digital y papel, me quedo con papel pero sin pensarlo
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Los libros de segunda mano son amor, me encantan a mí también, tienen algo especial ¿verdad?

      ¡Besos!

      Eliminar
  6. Totalmente identificada XD Muy buen post! ^^

    ResponderEliminar
  7. Ajajaja que razón!
    Me ha encantado.
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Pues me identifico con casi todos los síntomas, jajajaja.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. Uo!! O_O Adicta completamente! Hasta la coronilla. Esta es una droga mala... no para nuestro cuerpo, pero sí para nuestro bolsillo XD

    Besitos ^^

    ResponderEliminar
  10. Me ha encantado esta entrada, me he sentido identificada en más de una ocasión xD
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar
  11. Hola, me llamo Adriana y yo libroadicta... xD

    Pues eso, que sí, que tienes razón, que para qué negar la evidencia...
    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  12. Mi cara el día que fui a ver La bella y la bestia al cine no tenía precio, cuando apareció ese pedazo de biblioteca por poco se me desencaja la mandíbula... ains y tenía 8 añitos, y esto ha ido a peor... menuda droga esta :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo que a mí, ver eso fue un trauma, desde entonces, quiero una biblioteca así o más grande.

      Eliminar
  13. ¡Qué buena la entrada! Me ha gustado hacer un repaso por los síntomas, jaja

    ResponderEliminar
  14. Yo tengo puros libros en papel!!! aun no tengo ebook e igual soy feliz xDDD

    ResponderEliminar
  15. me encantó la entrada, coincidimos en la gran mayoría. Saludos

    ResponderEliminar
  16. Me declaro adicta, jajaja !!
    Besos !

    ResponderEliminar
  17. Bueno, menos lo de aprender ruso... jajaja Estamos muy locos, yo he llegado a pensar si no puede tratarse de una enfermedad psiquiátrica como la ludopatía xD
    Además, va empeorando, yo antes no tenía tantos libros pendientes por casa... si es que es muy difícil resistirse a comprarlos. Normalmente soy capaz de controlarme bastante, pero el otro día, por ejemplo, me pedí tres de golpe por internet en la casa del libro. ¿Y la ilusión que hace cuando llegan a casa?
    Y los libros de segunda mano son mi más reciente afición libril.
    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ruso... ¡Y chino! jajajajajaja. Tiene que ser algo importante, imagino que debe ser algo como el que acumula basura, de ahí lo del síndrome de librógenes.

      ¡Besos!

      Eliminar
  18. ¡Lo del síndrome de librógenes me ha matado! xDD la verdad es que muy identificada, siempre estamos a la búsqueda de más y más libros =)

    ResponderEliminar
  19. Totalmente cierto, y totalmente identificada! Amor a los libros! :D

    ResponderEliminar
  20. Ains si es que has dado en el clavo en todo!
    En el tema de las portadas, si tengo un libro y lo reeditan con una portada más bonita...si puedo me lo compro! Lo peor es que no me quito el antiguo, eso me ha pasado con muchos libros que los tengo doble, por ponerte un ejemplo Ediciones B por San Valentin el año pasado sacó esas ediciones tan monas en tapa dura de novelas como Maravilla de Lavyrle Spencer y otras de Lindsey y Amanda Quick. Pues bien, ya las tenía en trade pero me las volvía pillar xD

    Para mi las visitas a la librería son una tortura, jamás podré comprar todo lo que quiero leer y el problema es que todos los meses sacan y sacan más!

    Y si, mi momento favorito de La bella y la bestia es cuando le regala esa pedazo librería. Siempre digo cuando tenga una casa quiero una habitación solo para mis libros con esa escalera como en La bella y la bestia xDD es un referente.

    En fin, que si, tenemos uno de los vicios más caros que existen pero también uno de los más bonitos :)

    Un beso

    ResponderEliminar

No está permitido en este blog dejar enlaces en los comentarios. Tu nick es un enlace directo a tu perfil, donde si queremos, podemos visitar tu blog.

Somos librófagos, pero si haces spam también te comeremos.

En caso de no cumplir con esta norma, tu comentario será dirigido directamente a la carpeta SPAM.

¿Colaboramos?
Estudio
Galería
Mery's Notebook © Todos los derechos reservados