Mi lugar favorito en el mundo

Hoy he decidido ir al pasado en la TARDIS y enseñaros un sitio al que un día llamé mi lugar favorito en el mundo, y no es menos, porque allí se crió mi bisabuela, mi abuela, mi madre y yo. Es una casa de generaciones, que ha ido pasando de padres a hijos. 

Era el sitio donde me sentaba frente a la chimenea a leer Harry Potter con 12 o 13 años, donde me estudiaba cada uno de los hechizos que aparecían en los libros y los apuntaba en un cuaderno para tener mi propia guía. El sitio donde me sentaba con una gata que se subía sola a mi regazo a dormir porque fuera hacía frío, en el que esa misma gata me despertaba cada mañana metiéndose en mi cama, donde recogía los huevos de las gallinas con mi abuelo y veía cómo ordeñaba las cabras.

Me hubiese encantado tener una cámara entonces. 


Este es el tocador bonito que tienen mis padres en su habitación, que antes fue de mis abuelos.

Odio cuando se me queman los blancos...
Mi habitación (y de mi hermano). Aquí era donde dormíamos los dos, mi cama es la de la ventana, me gustaba tumbarme cual Pipi Calzaslargas y mirar por la ventana. Eso que podéis ver sobre mi cama es una medalla de baloncesto. Sí, con 13 o 14 años jugaba al baloncesto. Una de las ventajas de ser de las más altas de la clase.

Mi hermano solía  hablar en sueños (todavía lo hace), y yo, que me costaba mucho más dormirme, recuerdo como manipulaba sus sueños siguiéndole la conversación. Un día hubo un tigre en nuestra casa y lo calmamos dándole salchichas como a nuestra gata. 


Otra de las cosas bonitas y que me recuerdan a cuando era más pequeña es esta planta que trepa por toda la tela metálica que rodea parte de la casa. Recuerdo que tenía unas vainas llenas de semillas que volaban con el aire. Yo iba por todos sitios soplándolas para que naciesen más plantas iguales. Quería toda la casa rodeada de esta trepadora que da unas campanillas amarillas preciosas.



¿Sabéis qué es esto? Es el gallinero. Teníamos gallinas que daban unos huevos riquísimos, junto con las patatas de la huerta salían unas torillas de párate y no te menees. Os podéis imaginar lo feliz que era yo cada vez que mi abuelo me llevaba a recoger los huevos. Entonces no me importaba que estuviese lleno de gallinaza, ahora me he vuelto un poco más tiquismiquis.

A la tortilla completamente de campo, súmale en el desayuno un vaso enorme de cola cao con leche de cabra casi recién ordeñada. Mi abuelo la trataba para matar todas las bacterias que pudiese tener y una vez hervida, estaba lista para tomar. Leche fresca y cuidada con mucho carño. Era tan feliz...



Y en el presente está este bicho. Se hace querer, sobre todo cuando lleva tiempo sin verte y empieza a meterse entre las piernas levantando el lomo, maullando como si no hubiese un mañana. ¡Esta es Nora! La gata que hace caso cuando hay gambas de por medio, la que te mira raro cuando la despiertas de la siesta, y claro, su siesta es todo el día. En serio, es difícil encontrar a esta gata despierta. Bueno no, ven a la hora de comer y verás que tiene los ojos como platos, como si no tuviese bastante con su pienso, la comida que pilla de la mesa y los grillos de por la noche. Son sus hobbies favoritos: comer hasta reventar y dormir hasta no poder más. Y si rima sin querer, es verdad.

Hoy en día no quedan cabras, ni gallinas, ni conejos... Nada, incluso mis abuelos se han ido, pero sigue estando esa casa que me recordará toda la vida de dónde vengo.

¿Tenéis vosotros un lugar así? Os animo a que lo compartáis, si queréis, en vuestros blogs. 

María

10 comentarios:

  1. Que preciosidad de fotos *-*
    La verdad es que nunca me he parado a pensar en "mi lugar favorito en el mundo" pero lo pensaré y haré la entrada.
    Un saludo ^^

    ResponderEliminar
  2. Jo, es una vida casi de cuento. En casa de mi abuela también hay gallinero (ahora casi en ruinas) y viví momentos bonitos, pero no lo de los huevos recién puestos y la leche recién ordenada. Y ahora mismo, desde mi casa, por la mañana, se oyen gallinas a lo lejos. No entiendo por qué, porque no vivo en el campo xD Al principio pensaba que estaba loca porque nadie más las oía.
    Yo tengo ahora, hace poquito, una gata, así que estoy descubriendo el mundo de los felinos. Y veo que son muy parecidos todos jaja Por cierto que esta se llama Dora (porque explora mucho y porque es aDORAble xD).
    Besos!!

    ResponderEliminar
  3. wow, yo nunca he tenido un lugar así, siempre estaba de mudanzas
    un beso

    ResponderEliminar
  4. Yo tambien compartia cuarto hasta los 15 años xD luego tuve alcoba como 5 años y ahora comparto de nuevo!!!
    que bello lugar

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado!!

    Yo si tengo un lugar así, en el pueblo donde nació mi padre, y al que por uno u otros motivos, no voy desde hace 3 años (justo cuando mi abuela, quien nos unía a todos en ese lugar cada verano, nos dejó). El año que viene, hemos organizado una quedada toda la familia, para obligarnos a vernos, al menos una vez al año. Falta mucho hasta Agosto, pero lo estoy deseando.
    Y aunque nunca fui a recoger huevos con mis abuelos, la vecina si tiene corral, y millones de veces entraba para ver sus gallinas. Y no, no ordeñábamos cabras, pero aún recuerdo cuando cada mañana a alguno le tocaba ir con la lechera a por leche para todos (a mi no, era muy pequeña para ese entonces).
    Y no es que compartiera habitación con alguno de mis hermanos, no. De pequeña, dormía con mi primo y mi prima abajo, en el sofá cama (si, los 3). Y estábamos deseando crecer un poco para subir al doble y dormir en colchones en el suelo con los mayores... Y hubo veces que nos juntamos 20 durmiendo juntos... Y era increible.
    Lo echo de menos...

    ResponderEliminar
  6. Oish tal vez me anime con la casa de mis abuelos, donde gran parte de mi infancia me crie juntos a mis abuelos. Abuelos que por desgracia se han ido, y otra que esta pero no recuerda. Me has puesto ñoña ya te vale, recuerdo como si fuera ayer los momentos vividos de pequeñita. Prometo en un futuro no muy lejano hacer una entrada como esta ya que me ha encantado.

    bss guapa

    ResponderEliminar
  7. Qué preciosas las fotos, y un post para bonito. Mi familia es limeña, pero mis papás se mudaron a Tacna (ciudad fronteriza de mi país con Chile) y allí crecí. Me he mudado muchísimas veces de ciudad y ahora he vuelto a donde está mi familia, y vivo en la casa de mis abuelos. Tengo muchos recuerdos aquí, pero tomar fotos como las tuyas se me haría imposible por lo mucho que han cambiado esta casa, mi abuela es adicta a las redecoraciones jaja. Un beso!

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que mi pueblo es uno de esos sitios, aunque de pequeña no lo apreciaba tanto, pero creo que si busco un poco más en mi interior encontrare muchos más, sobre todo un montón de detalles.
    Me han encantado tus fotos, perfectas, naturales y realistas.
    Besos guapa

    ResponderEliminar
  9. Qué lugar tan bonito. Me han encantado las fotos.

    ResponderEliminar
  10. Que hermoso todo, muy lindas las fotos. Me han encantado las colchas de las camas.

    ResponderEliminar

No está permitido en este blog dejar enlaces en los comentarios. Tu nick es un enlace directo a tu perfil, donde si queremos, podemos visitar tu blog.

Somos librófagos, pero si haces spam también te comeremos.

En caso de no cumplir con esta norma, tu comentario será dirigido directamente a la carpeta SPAM.