La fotografía y yo

5/8/15



Hoy quiero hablaros un poco de mi relación con la fotografía. Nunca había enfocado el blog a hablaros de mi relación con las cosas, como mucho opiniones de libros y cosas así, no profundizo mucho sobre mí en este sitio con la excepción de la carta a mi yo de 16 años, así que he pensado que por qué no hablar un poco más de mí, creo que es importante que me conozcáis si soléis leerme a menudo. 

Empecé en la fotografía a los 15 años, fue gracias a mi profesor de Información y Comunicación, una asignatura optativa que teníamos en el instituto. Entre los trabajos trimestrales, uno era hacer dos fotografías "con significado", es decir, teníamos que explicar en clase lo que nos había llevado a hacer esa fotografía. Por suerte o desgracia, ya no guardo ninguno de los dos engendros que hice por fotos, pero esos fueron mis inicios y no estoy arrepentida. Desde entonces, no he vuelto a estudiar nada relacionado con la fotografía, todo lo que sé lo he aprendido de forma autodidacta. 

Tres años más tarde, el que llevaba poco tiempo siendo mi novio, me regaló mi primera cámara reflex: una Nikon D60. Mi pequeña joyita. No sabéis el dolor que me dio en el corazón cuando la vendí para comprar una más nueva. Fue como traicionar a un viejo amigo, a un ser querido del que te deshaces por alguien más joven y con más funciones. 

La D60 fue la que me dio el gran empujón hacia la fotografía y descubrí los teleobjetivos, con lo que me aficioné rápidamente a hacer fotos a cosas que estaban muy lejos. 





Pero antes de eso, me aficioné a la macrofotografía, y aunque no he tenido nunca un buen equipo porque es la tira de caro, he intentado apañarme con lo que tenía y sacar las mejores fotos que podía de bichitos y cositas pequeñas. Vale, no es tan espectacular como la de la gente que tiene miles de lentes y objetivos preparados para eso, pero oye, que yo soy pobre pero quiero hacer mis cosillas.



¿Sabéis la cosa que me queda por dentro por no tener las herramientas necesarias para poder fotografiar los ojitos de esa libélula?

Pero esas no son mis únicas aficiones en cuanto a fotografía. Está bien, fotografiar la naturaleza es mi mayor pasión, pero descubrí otra, mucho más cara pero más divertida. Me apena mucho no poder llevarla a cabo más a menudo, pero ya os digo, es otra faceta de la fotografía, en la que el equipo necesario no es ni muy especial ni muy caro, pero sí lo es la forma de llevarla a cabo.

Os hablo de la fotografía de viajes. Hoy en día, mi mayor sueño es ir por países como la India, Japón, etc. para poder enseñarle a la gente una cultura totalmente diferente a la nuestra a través de la fotografía. Capturar momentos que nadie más ve, robar fotos a gente comiendo en la calle, tocando música, o simplemente caminando hacia algún lado. Ese es mi sueño. El de verdad.


Pero ese es un sueño muy profundo que me da la sensación que nunca conseguiré. Mientras tanto, yo seguiré con mi cámara al hombro intentando capturar para siempre esos momentos que veo y pienso "qué bonito quedaría esto en una foto".


Todas las fotografías del blog, excepto si se menciona lo contrario, son creadas por y para Mery's Notebook. Sé amable y mándame un correo y cita la fuente si te llevas alguna. ¡Gracias!

6 comentarios:

  1. Me ha gustado mucho la entrada :)

    A mi también me encanta la fotografía de viajes, pero lo que a me llama más la atención es la arquitectura, arte, etc... como tu dices, es complicado, para ello se necesita tiempo y mucho dinero :(

    A pesar de esto, mi sueño sería la fotografía de conciertos (la unión de dos de mis cosas favoritas)... y aunque ahora estoy teniendo más oportunidades para hacerlo, se hace complicado sin los objetivos adecuados y con el hecho de cuanto más aprendes menos sabes...

    El mundo de la fotografía es precioso, pero muy caro!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, ¿no has probado a ir a los conciertos que te gustan y luego vender las fotos que haces a la prensa? Sería una forma muy viable de hacer lo que te gusta y además, ganar algo de dinero. Lo de los conciertos es algo que sí tiene basstantes "salidas", pero el tema de los viajes... Como no venda las fotos a revistas o guías de viajes no sé por dónde sacar provecho del hobbie.

      Eliminar
  2. Son muy bonitas las fotos, me encanta la de la mariquita.
    Y ¿por qué no vas a poder cumplir tu sueño? Al menos a pequeña escala, siempre habrá momentos en que te vayas de viaje y puedas hacer fotos como las que enseñas en esta entrada. :)
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias! Es muy difícil porque si tengo que fotografiar todo lo que quiero tendría que ser rica o hipotecarme durante toda mi vida.

      ¡Besotes!

      Eliminar
  3. No creo que los sueños sean imposibles. Creo que en ocasiones, nacen en un momento en el cual los consideramos inoportunos o poco viables y hacemos todo lo que está a nuestro alcance para "callarlos". Deduzco que sos muy joven y sin duda tenés un ojo sensible, como se aprecia en tus fotos. ¿Qué te ata para hacer lo que querés? Un día vas a mirar atrás y tu deseo se te va a atorar en la garganta como una piedra. Si realmente querés algo, el camino es transformar un sueño en un propósito. Ahorrá, buscá patrocinio, crowfunding o lo que sea necesario. Creéme que se puede. Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que más me ata es el dinero, la situación económica no es la mejor para viajar y por ende, no puedo practicar la fotografía de viaje.

      Para mí es un sueño inalcanzable viajar a la India y fotografiarla, o a Japón y traer mil fotografías nocturnas llenas de luces de colores, de carteles que brillan. Hoy por hoy es imposible para mí. Esperaré a ver si mañana es posible.

      ¡Besos!

      Eliminar

No está permitido en este blog dejar enlaces en los comentarios. Tu nick es un enlace directo a tu perfil, donde si queremos, podemos visitar tu blog.

Somos librófagos, pero si haces spam también te comeremos.

En caso de no cumplir con esta norma, tu comentario será dirigido directamente a la carpeta SPAM.

¿Colaboramos?
Estudio
Galería
Mery's Notebook © Todos los derechos reservados